Empieza la NBA en la era post Donald Trump

En medio del agitado contexto político que se vive en los Estados Unidos tras la victoria de Joe Biden, la nueva temporada de liga norteamericana de baloncesto empezará el próximo martes 22 de diciembre. ¿Qué tiene que ver Trump?

En 2017, semanas antes de que Kevin Durant anotara el triple en Cleveland que selló el campeonato de Golden State Warriors contra los Cavaliers, las estrellas de los dos equipos, Lebron James y Stephen Curry, ya habían anunciado que, de vencer a su rival, no asistirían a la tradicional invitación del presidente a la Casa Blanca.

No era la primera vez que el ofrecimiento, que solo se les hace a los campeones de los deportes más populares en Norteamérica, como el básquet, el fútbol americano o el beisbol, era declinado por los deportistas. De hecho, Michael Jordan, el basquetbolista más influyente de la historia, en 1991 dejó plantado al presidente George H. W. Bush para irse a jugar golf, como reveló el documental de Netflix The last dance (El último baile).

No obstante, el caso de los Warriors tenía una trascendencia política más relevante porque el conflicto entre la gran mayoría de las estrellas de la NBA y Donald Trump, nuevo presidente de los Estados Unidos, en ese entonces, había tenido su origen en la campaña electoral, cuando varios jugadores hicieron campaña por Hilary Clinton. Además, en los ocho años anteriores, bajo el mandato de Barack Obama, ninguno de los campeones de la liga de baloncesto más importante del mundo había rechazado la invitación del máximo mandatario del Estado norteamericano.

Trump, como era de esperarse, no se quedó callado frente a las acciones de los jugadores de la liga y emprendió un guerra abierta y verbal contra las estrellas de la NBA. En los cuatro años de su gobierno ninguno de los campeones (Warriors, Toronto Raptors, Ángeles Lakers) fue a la Casa Blanca. Durante toda su administración el presidente del partido republicano lanzó pullas contra la liga y los jugadores, especialmente contra Lebron James, uno de sus opositores más férreos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *